Armonía en medio de la adversidad

¿ Es posible crear armonía en medio de la adversidad ?  Pocas cosas en la vida están bajo nuestro control y muchas veces caemos en la tentación de querer controlarlas, generando mucha frustración.


Los retos de la vida, son muchos y muy fuertes: Una enfermedad, la muerte de un ser querido, el abandono, la traición. Las decisiones de nuestros seres queridos o de quienes nos rodean. La situación política, económica, comentarios sin sustento, difamaciones etc. No está en nuestras manos controlarlos. Lo que sí podemos controlar es cómo manejamos todas esas situaciones. Hay una variedad de caminos y resultados que varían según cómo decidamos enfrentar la adversidad.


Decirlo es fácil, pero requiere trabajo lograr lo que nos proponemos. Es decir que si el objetivo es buscar la armonía en medio de la adversidad, una tarea obligatoria es buscar el camino para lograrlo. En algunos sentidos, armonía y felicidad son cosas que pueden considerarse distintas. Así, podríamos entender la armonía como un equilibrio, proporción o entendimiento que genera paz interior. La felicidad por su parte, no es lo mismo, y puede consistir de momentos en donde se genera plena satisfacción, ya sea con una persona, situación o coyuntura.

¿Cómo podemos intentar lograr el equilibrio de la búsqueda de la armonía ?

La invitación en esta oportunidad, es procurar vivir en armonía con nosotros mismos, es decir reconociendo las cosas que están en nuestras manos, y también todas aquellas que no podemos controlar. Con las que están en nuestras manos, podemos dedicarnos a construir y forjar el camino que nos lleve  hacia donde deseamos estar. Las cosas que no están en nuestras manos, debemos entenderlas como tales y aceptar la situación como exterior, siempre que nuestros cimientos internos permanezcan en armonía con nosotros mismos.


Podemos recurrir a actividades sencillas que nos sirvan como aliadas para calmarnos y brindarnos perspectiva: Pequeños ejercicios de respiración, ejercicios de rendimiento, lecturas, caminatas… todos son pequeños rituales para despertar los sentidos y despejar la mente y cuerpo. Estos son algunas de las cosas que nos ayudan a centrarnos y buscar en el interior ese balance que nos genera armonía.


La invitación es a  hacer cualquiera de estos ejercicios (u otros que puedan funcionar) como rutinas diarias que nos despejen, que nos permitan encontrar ese equilibrio frente a las adversidades y recorrerlas,  siempre manteniendo la armonía con uno mismo.