Es hora de planear…

Ya nos adentramos en el año 2019. Dejamos atrás las fiestas y despedimos un año más, con ello se queda todo lo bueno, lo malo, lo que se pudo hacer y lo que aún tenemos deseos de completar. Usualmente sucede que nos sentimos insatisfechos porque creemos haber cumplido menos propósitos de los que teníamos planificados originalmente y es ahí donde se encuentra la verdadera importancia de invertir en soñar, delimitar metas, objetivos o cambios y, por supuesto, sembrar esperanza para el nuevo año que inicia.

Generalmente vivimos sin detenernos a analizar o tener conciencia de la fugacidad del tiempo, y si no trazamos un plan específico, los días, semanas y meses pasarán, ejecutando labores incluso sin cuestionar si nos agrada nuestra posición actual o el papel que estamos desempeñando.

El año nuevo siempre trae consigo un poco de incertidumbre, miedos o nostalgia, sin embargo, si empleas tus esfuerzos en planificar lo que deseas para el presente año, te llenarás de optimismo y podrás re-enfocarte para comenzar a implementar todo aquello que siempre has soñado realizar.

planificación

Tómate el tiempo necesario para analizarte, medir tus fortalezas o debilidades, tus gustos y disgustos, en dónde te sientes pleno y con quién. Observa todos los campos de tu vida en donde te sientas satisfecho y en cuáles quisieras mejorar, mira detenidamente tus miedos o los retos con los que te puedes enfrentar, evalúa tus relaciones con aquellos que te rodean y elige con quienes deseas fomentar un acercamiento; luego de una examinación profunda, estarás listo para poner manos a la obra.

Nuestra planificación anual debería permitirnos obtener un desarrollo integral, tanto en el campo profesional como en el personal; no tengas miedo de experimentar o de renunciar a ciertos aspectos de tu vida, los cambios son buenos. Si tienes tus objetivos claros, paso a paso irás avanzando en lo planteado.