Experiencias

“Aprende a ser feliz con lo que tienes, mientras persigues lo que quieres.“

Jim Rohn 


No importa si se va por tren, avión o a jalón: se puede llegar al mismo lugar. El destino  puede ser el mismo: lo importante es disfrutar el caminoLa emoción, la experiencia, y el aprendizaje, están íntimamente relacionados. Se vive en el camino, sin importar cómo nos estamos movilizando.

Las emociones nos conectan con nuestro propio ser y con el mundo que nos rodea. Esto sin importar si son de satisfacción, serenidad, gozo o disgusto, inquietud, ansiedad, dolor o cualquier otra emoción. Las experiencias, buenas o malas, siempre nos dejan una lección de vida.

Hay muchas cosas que obedecen a factores externos, sobre las que no tenemos control. La invitación es a aprender a manejar lo que sí podemos controlar. Es primordial entonces, conocer nuestras emociones, hacernos cargo de ellas y, a partir de ahí, construir experiencias que permitan generar balance, armonía y bienestar.

¿Qué es entonces lo importante?  Vivir el presente, sin dejar de soñar con el futuro. Buscar sentir que tenemos una vida plena y satisfactoria, más allá de los problemas, es gozar la experiencia de vivir.

Generar espacios donde lo que se busca es tener experiencias positivas, de pertenencia, reflexión, aprendizaje y crecimiento personal, y convertirlo en un hábito para la construcción de una mejor calidad de vida, que es lo que finalmente buscamos.

Conocer nuestro mundo interior, nos permite saber que no se necesita demasiado para poder empezar a cuidarnos por dentro: pequeños rituales, asistir a eventos que nos enriquecen, entrenar, ensayar, prepararse para una meta trazada…

Recordemos dedicar el tiempo, visualizar el camino, y tomar conciencia del derecho que se tiene de disfrutar el viaje por esta vida.

La metáfora es que a la hora de escoger tren, avión o jalón para llegar a dónde elegimos, disfrutamos de la experiencia y el bienestar que nos produce, en lugar de enfocarnos solamente en el destino.

La vida es un viaje y una aventura, y en nuestro interior, podremos encontrar todos los recursos que necesitamos para disfrutar cada paso.